Editorial, Las ciudades que sepultan su agua por @MariolopezJ

un cambio de paradigma en la educaciion ambienta.jpg

La editorial está dirigida a mirar, la dinámica urbanística de la Sabana de Bogotá y su relación con el agua, rescatando algunos elementos histórico-sociales y ambientales, que permitan discernir con más claridad, los distintos aspectos que componen esta problemática en la Sabana de Bogotá. En congruencia debo expresar el deber de  los comunicadores, por elaborar  reflexiones alrededor de los contextos sociales, políticos, jurídicos y ambientales, que sirvan de herramientas, para construir ciudadanía crítica y activa en los temas que le interesa.

Recuerdo hace unos años en la Universidad, entre copias y libros encontré un artículo de María Atuesta Ortiz, La ciudad que pasó por el río. La canalización del río San Francisco y la construcción de la Avenida Jiménez en Bogotá a principios del siglo XX . Allí encontré una descripción histórica, sobre las condiciones políticas por las cuales desaparecieron el Río San Francisco, llamó mi atención, qué el afán con el que crecía urbanística y demográficamente Bogotá, depredo la ronda del Río y contaminó sus aguas.

rio san f.jpg

Lo cual empato con las políticas higienistas y las promesas “modernizadoras” de la época, pues ante este resultado, la modificación del espacio público hacía parte de la misma, pues culpaban al Río como el portador de enfermedades, al punto de desaparecerlo, canalizarlo, taparlo, eliminandolo en nombre de la salud y el desarrollo; borraron el Río San Francisco, este cuerpo de agua escondido bajo las calles de Bogotá, está oculto, invisibilizado, la ciudad se construyó de espalda al agua.

Un ejercicio que hoy es propuesto en toda la Sabana, por la presión inmobiliaria que empuja a no reconocer el Agua como el líquido portador de vida, pues para los entendidos y no entendidos, es evidente que la sentencia de la descontaminación del río Bogotá está embolatada, la Sabana de Bogotá, no se alimenta de su cuenca hídrica, la gran mayoría del agua que corre está contaminada, la sed del mercado empuja al gobierno de Bogotá a acabar la reserva THomas Van der Hammen, los ciudadanos de Cota y Cajicá denuncian el volteo de tierras y la construcción en sus zonas de reserva, la Laguna La Herrera en Mosquera agoniza por la minería y la industria, El Humedal Gualí ya no es lo que era, La Chucua de Fagua en Chía está por desaparecer en nombre del “desarrollo” y la “modernización”.

foto canal copia.jpg

El Mundo ha aprendido a recuperar sus cuerpos de agua, modificando el espacio y la política pública, Cuando en 1957 Londres veía al Támesis como “una gran y maloliente cloaca”, así como los bogotanos veían el Río San Francisco, no la taparón ni canalizaron, por el contrario, le dieron vida a ese lugar; hoy el Río Támesis, es un hogar de peces, focas y aves, un lugar que volvió a la vida en medio de la ciudad, cambiando el aire y la calidad de vida de sus ciudadanos, en la Sabana aún no entendemos la urgencia de parar la conurbación, recuperar el Río Bogotá y su cuenca, además de preservar las que aún sobreviven, por esto adaptarse al cambio climático significa, entender los ciclos de la naturaleza y desarrollarse en concordancia, es decir compactar ciudades, conservar corredores ecológicos, no construir en zonas inundables y promover el cambio a energías alternativas.

Sin embargo debo resaltar que desde hace mucho tiempo en el país, se viene construyendo la tesis de la gobernanza del agua, para darle un estatus mayor al agua, porque más que números, más que cifras se debe reconocer la importancia del agua en nuestra comunidad, el agua es el sinónimo de la vida, las civilizaciones antiguas que habitaron este territorio supieron convivir con el agua, nosotros hoy la cementamos y ella algún día por fuerza natural tiende a recuperar su territorio.

Mientras no deconstruyamos nuestro Concepto de desarrollo y transformemos nuestra relación con la naturaleza, el ímpetu de la modernidad acabará con el agua, y será el mercado quien defina el destino de la misma escencia de la vida “El agua” por ende, le pido a los habitantes de la Sabana, que asuman su realidad social y trabajen, por construir ciudades de cara al agua, con ciudadanos que respeten la vida en todas sus formas y que la mirada del desarrollo está en el buen vivir y no en llenar los bolsillos de los constructores.

http://www.registrourbano.com

@RgistroUrbano

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s